Polìtica

Jefa Derechos Humanos de la ONU: Asesinatos y torturas siguen existiendo en Venezuela.

GINEBRA: La jefa de Derechos Humanos de la ONU dijo el lunes que las ejecuciones extrajudiciales parecen continuar en Venezuela y que las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) se presumen responsables con el apoyo de funcionarios de alto rango del Gobierno.

Michelle Bachelet dijo al Consejo de Derechos Humanos de la ONU que junto a las posibles ejecuciones, su oficina había documentado casos de tortura de soldados y otras personas detenidas arbitrariamente, e instó al gobierno del presidente Nicolás Maduro a castigar a los perpetradores.

Bachelet, quien emitió un reporte a comienzos de julio detallando relatos sobre escuadrones de la muerte dirigidos por las FAES, dijo que la organización no gubernamental Monitor de Víctimas había registrado 57 nuevas presuntas ejecuciones por miembros de las FAES en Caracas ese mes.

El gobierno calificó el reporte como una “visión selectiva y abiertamente parcial” que ignoró la información oficial y se basó en testimonios sesgados.

Bachelet, que también expresó preocupación sobre las sanciones de Estados Unidos destinadas a presionar para que Maduro renuncie, afirmó el lunes que éstas también están entre los factores que alimentan el éxodo masivo del país, que lidia con hiperinflación y una economía profundamente deteriorada.

“Todo esto está contribuyendo al deterioro de la situación humanitaria y a la salida de venezolanos del país”, aseguró Bachelet. Añadió que 4,3 millones de refugiados y migrantes ya han salido del país, la mayoría desde fines del 2015.

El Gobierno de Evo Morales acepta ayuda internacional luego de protestas por la manera como ha enfrentado la emergencia.

Evo Morales cambió de postura y ahora está dispuesto a aceptar la ayuda internacional que unos días antes rechazaba para combatir los incendios que están afectando a Bolivia.

El gobierno boliviano confirmó haber estado en contacto con nueve países y varias organizaciones internacionales, según reportó el periódico boliviano La Razón el lunes.

El domingo, el ministro de Exteriores boliviano, Diego Pary, reveló que Morales estaba en contacto directo con Mario Abdo, presidente de Paraguay, el presidente chileno, Sebastián Piñera, y Pedro Sánchez, presidente del gobierno de España.

Pary añadió que el gobierno peruano y Mauricio Macri, presidente de Argentina, también comunicaron su apoyo.

Francia, Estados Unidos, Alemania y Rusia también se ofrecieron a brindar ayuda.

Pary negó que el gobierno de Bolivia se cerrara a la posibilidad de recibir ayuda internacional.

El gobierno de Bolivia asumió de esta forma los reclamos de las protestas celebradas el domingo en La Paz, donde decenas de manifestantes mostraron su descontento con la gestión del principal mandatario en la crisis de los incendios del Amazonas.

Los manifestantes llevaban carteles reclamando «ayuda internacional para la Amazonia boliviana».

Luis Rico, uno de ellos, dijo a la agencia de noticias Reuters que se había trasladado hasta La Paz para que el gobierno les escuchara e investigara las causas del desastre.

Rico pidió ayuda extranjera tras señalar la «impotencia del gobierno».

Una parte de la provincia de Santa Cruz, una importante zona agricultura donde más de un cuarto de la población del país vive, está ahora en llamas.

Según fuentes oficiales, los fuegos han quemado al menos un millón de hectáreas en la zona amazónica del país andino.

Denise Rivero, coordinadora de bomberos voluntarios cerca de la frontera con Brasil, sugirió que las políticas de Evo Morales son en parte culpables de los incendios.

Morales anunció el domingo que suspendía «al menos por una semana» la campaña para las elecciones del 20 de octubre con el objetivo de centrarse en la gestión de las zonas amenazadas por los incendios.

Bolivia es uno de los nueve países de Sudamérica que comparten la Amazonía.

La semana pasada, durante el viaje presidencial a la Chiquitania, zona de transición entre el Amazona y El Gran Chaco, Morales reconoció la gravedad de los daños, pero también defendió «el chaqueo», la práctica de agricultores para ampliar áreas de cultivo a través de la quema de bosques.

semana pasada, el Boing 747 Supertanker para aplacar los fuegos, pero desde entonces, la zona afectada por los incendios se ha duplicado.

«Los fuegos regresaron anoche y el avión contratado realmente no funcionó.Necesitamos apoyo internacional. Ya llevamos 20 días y la Chiquitania se sigue quemando», se quejó Alejandra del Carpio, otra de las manifestantes del domingo.

Uruguay adoptará un ajuste fiscal y condenará a Maduro si la oposición gana las elecciones

Uruguay adoptaría un ajuste fiscal aunque no radical, a nivel interno, y perdería su neutralidad en la crisis de Venezuela, en el ámbito internacional, en caso de que la oposición gane las elecciones de octubre próximo, dijo el politólogo Antonio Cardarello.

Si la oposición gana en Uruguay habría un ajuste fiscal (…) y una condena al Gobierno de (Nicolás) Maduro. Uruguay no jugaría más el papel de mediador entre las partes, sino que apoyaría al líder opositor Juan Guaidó», dijo Cardarello, profesor e investigador de la Universidad de la República Oriental del Uruguay.

Este pequeño país sudamericano elegirá presidente, vicepresidente y a los miembros de su Parlamento bicameral el próximo 27 de octubre.

Los candidatos con más chances de suceder al actual mandatario Tabaré Vázquez, según las encuestas, son Daniel Martínez, del gobernante Frente Amplio (izquierda), Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional (conservador), y Ernesto Talvi, del Partido Colorado (centroderecha).

El Frente Amplio llegó al Gobierno en 2005 y en sus tres administraciones consecutivas impulsó, gracias a mayorías parlamentarias, cambios considerados de avanzada, como la aprobación del matrimonio igualitario, la despenalización del aborto, la regulación del cultivo y consumo de marihuana, la negociación colectiva de los salarios y el aumento del gasto público social por habitante.

No obstante, los comicios de octubre se le presentan como los más difíciles de los últimos 15 años, según las encuestas, que reflejan una pérdida de votantes acaso por los temas que más le recrimina la oposición: sus políticas en materia de educación y de seguridad ciudadana, y un déficit fiscal de 4,8% del producto interno bruto (PIB).

Según la última encuesta de la consultora Factum, Martínez lidera la carrera electoral con 37% de intención de voto, seguido por Lacalle Pou, con 26%, y Talvi, con 19%.

Esos porcentajes no le permitirían a Martínez ganar en primera vuelta y, como colorados y nacionalistas (también conocidos como «blancos») han tradicionalmente votado juntos en el balotaje por considerarse de la misma «familia ideológica», las chances del Frente Amplio se ven reducidas respecto de elecciones previas.

Recorte «no radical»

Cardarello explicó que el discurso de la oposición ha estado centrado en equilibrar las cuentas públicas, por lo que de ganar inevitablemente realizaría un ajuste, aunque este no sería radical, según su opinión.

Habría una reducción en la cantidad de funcionarios públicos, por ejemplo, pero no se haría con despidos masivos, sino cubriendo las vacantes que queden por temas de jubilación, renuncias y destituciones, sostuvo.

Por otro lado, el analista opinó que en caso de que gane la oposición no se eliminarían las políticas sociales impulsadas por el Frente Amplio, pero lo que sí podría ocurrir es un recorte en el presupuesto destinado a algunos programas.

«No me parece que haya un corte radical. Por lo menos, los partidos de la oposición se comprometieron a decir que no va a haber un recorte drástico del gasto público social, ni van a eliminar el Ministerio de Desarrollo Social», señaló el especialista.

En materia de relaciones laborales, consideró que la oposición no dejará de convocar a los Consejos de Salarios (órganos conformados por trabajadores, el Estado y el sector privado para fijar categorías de sueldos y beneficios), pero admitió que podría realizarle algunos cambios.

En abril, Lacalle Pou, hijo del expresidente Luis Alberto Lacalle (1990-1995), presentó su programa de Gobierno y habló de aplicar un «shock de austeridad», ya que el «déficit fiscal no es sostenible».

Adelantó que se propone ahorrar 900 millones de dólares al año pero sin dejar de cumplir «ninguna función esencial».

Por su parte, Talvi propuso en mayo de este año bajar el déficit fiscal a 2,5% del PIB y ahorrar en gasto del Estado unos 1.000 millones de dólares anuales, así como «modernizar» los Consejos de Salarios.

Cardarello sostuvo que existen pocas diferencias ideológicas entre Talvi y Lacalle Pou, ya que ambos se han centrado en proponer un equilibrio de las cuentas fiscales y en combatir la inseguridad ciudadana.

«Tienen la misma visión macro de que hay que dejar actuar más al mercado y que el Estado sea menos regulador en las actividades (…) Por tanto, no habría demasiadas diferencias», agregó.

Relaciones con Venezuela

En el ámbito internacional, Cardarello dijo que en caso de que gane la oposiciónhabría una condena expresa al Gobierno de Nicolás Maduro, y Uruguay dejaría de tener una «posición neutral».

«Uruguay se alinearía mucho más con la postura de nuestros vecinos y condenaría al Gobierno venezolano. Es posible que ese país ya no juegue más el papel de mediador entre las partes sino que se pondría del lado de la oposición venezolana y de [Juan] Guaidó», agregó.

Sin embargo, consideró que Uruguay no promoverá una política de intervención militar, por su tradición histórica.

El 23 de enero el Gobierno de Estados Unidos declaró que desconocía el mandato del presidente venezolano, Nicolás Maduro, y en su lugar reconoció al opositor Juan Guaidó quien se autoproclamó aquel día como presidente encargado del país.

Bolsonaro, insólito: sugiere ir menos al baño para disminuir la contaminación

El presidente de Brasil sugiere que la gente coma menos para así generar menos desechos físicos

 El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, propuso una solución muy particular para superar la crisis ambiental: comer menos, e ir menos al baño. «Es fundamental comer un poco menos si hablamos de contaminación ambiental. De esta forma se tendrá que ir al baño día por medio y eso será mucho mejor para el planeta», aseguró Bolsonaro a AFP.

El único inconveniente es que el cuerpo humano no funciona así, y esto puede traer complicaciones de salud a muchas personas. No todo el mundo es igual, y cada organismo tiene su propio ritmo, más allá de la cantidad de alimento que se ingiera por día.

«Algunas personas tienen movimientos intestinales tres veces al día, mientras que otras solo tres veces a la semana», le afirmó a la revista Women’s Health, Jennifer Inra, gastroenteróloga del Brigham and Women’s Hospital en Boston. La frecuencia y cantidad de veces que se va al baño por día, es resultado de varios factores que van desde la genética, la dieta y al ejercicio.

Para un correcto funcionamiento de tus intestinos, hay que asegurarse de ingerir aproximadamente 25 gramos de fibra al día. Esta se puede encontrar en alimentos como el arroz integral, la avena, la cebada, el trigo, la quinoa, entre otros. Por otro lado, hay que mantenerse siempre hidratado y limitar el consumo excesivo de azúcar. Lo mismo con la cantidad de café que se toma por día, ya que la cafeína en exceso estimula el colon y produce ganas de ir al baño con mayor frecuencia.

Hay que recordar que siempre es recomendable consultar a un especialista si percibís algún tipo de anormalidad o dolor estomacal.

Los comentarios llegan luego de que se lo cuestionara por la deforestación del Amazonas, a partir de datos del Instituto Nacional de Investigación Espacial del Brasil que fueron cuestionados por Bolsonaro. Justificó que la agencia manipula los datos para hacer que la administración quede mal.

Oficialismo argentino asegura que competirá a fondo para ganar las elecciones generales

La coalición oficialista argentina Juntos por el Cambio (centroderecha) no claudicará en su intento de ganar las elecciones presidenciales del próximo 27 de octubre, pese a haber quedado más de 15 puntos porcentuales detrás de la oposición en las primarias, afirmó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

La alianza «ha tomado una decisión muy importante y es que vamos por los votos de los argentinos que creen las mismas ideas por las que estamos hoy en el Gobierno», dijo la ministra en rueda de prensa.

La funcionaria negó que la administración de Mauricio Macri vaya a impulsar una «transición» anticipada para facilitar la llegada de un eventual Gobierno del líder opositor Alberto Fernández, quien obtuvo la mayor cantidad de votos en las primarias del 12 de agosto.

Bullrich, tras una reunión del gabinete ampliado con el presidente, aseguró que en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias(PASO) del 12 de agosto «no se decidió nada», y ratificó los intentos de reelección que tiene Macri cuando faltan dos meses para las elecciones generales.

El Gobierno recibió el mensaje de las urnas, «que es claro pero se puede cambiar, porque tiene que ver con algunos temas que hoy ya estamos modificando», afirmó.

Tras evaluar el resultado adverso del 12 de agosto, Macri reconoció el 14 de agosto que «le exigió mucho» a la población en materia económica y anunció una serie de medidas de «alivio» para «17 millones de argentinos y sus familias», y que tendrán un costo para las arcas públicas de 40.000 millones de pesos (655 millones de dólares).

La moneda local, que desde el 12 de agosto se depreció 25,5%, se recuperó ligeramente tras las declaraciones de Alberto Fernández, que este 15 de agosto aseguró que un dólar a 60 pesos «es razonable» y que accedió a reunirse con Macri cuando sea necesario.

Además de congelar el precio de la gasolina durante tres meses, Macriprometió el 14 de agosto un bono de 5.000 pesos (82 dólares) para empleados registrados; elevó la base imponible del impuesto a las ganancias; ofreció una reducción de los impuestos a trabajadores en relación de dependencia que ganen menos de 60.000 pesos (983 dólares) y canceló la cuota mensual que deben pagar los trabajadores autónomos.

El presidente también aseguró un pago de 2.000 pesos (33 dólares) por hijo para los trabajadores informales y desocupados durante los próximos dos meses; un bono de 5.000 pesos (82 dólares) a los empleados de la administración pública, de las fuerzas armadas y de seguridad, y un aumento del salario mínimo.

En los comicios del 12 de agosto, la alianza opositora Frente de Todos que lideranAlberto Fernández y la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), obtuvo 47,6% de los votos, frente a 32% de la coalición oficialista Juntos por el Cambio.

Juan Guaidó dice que hay una delegación de Noruega en Caracas que busca reactivar el diálogo

Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y reconocido como presidente encargado por al menos 55 países, dijo este miércoles que una comisión de Noruega se encuentra en territorio venezolano para sostener encuentros con las partes en conflicto con el objetivo de procurar la reanudación de las negociaciones que venían impulsando en Barbados.

El anuncio tiene lugar una semana después de que la delegación del cuestionado presidente Nicolás Maduro anunciara su retiro momentáneo del proceso de diálogo.

En su declaración, Guaidó criticó nuevamente la decisión de los enviados de Maduro y dijo que de manera inédita se levantaron de la mesa de negociación y salieron corriendo.

Guaidó insistió en que participarán en cualquier espacio que aproxime una solución real al conflicto de cara a los objetivos que se han planteado. Dijo además que el reino de Noruega insiste con el mecanismo de negociación, al igual que el grupo de contacto.

Afirmó que hasta el momento no hay nueva fecha, ni se han realizado nuevos contactos entre las partes.

Con respecto a las declaraciones del ministro de la Defensa del gobierno de Maduro, Vladimir Padrino López, en las que afirmaba que la Fuerza Armada se alegra cada vez que se sientan a negociar en Barbados porque queremos el bien para todos, Guaidó aseguró que son otros, en referencia a la delegación de
Maduro, los que reciben órdenes de los cuarteles de que tienen que sentarse.

“misógino y violento”, Alberto Fernández trató a Bolsonaro, pero el brasileño no retrucó

El candidato K replicó la advertencia sobre una “izquierdeada” que hizo el presidente de Brasil. Ahora Bolsonaro baja el tono.

Corresponsal en Brasilia

«El presidente declina hacer cualquier referencia”, respondió, lacónico, el portavoz del gobierno de Brasil, general Otavio Rego Barros, ante una consulta de Clarín sobre cómo Jair Bolsonaro recibió los comentarios de Alberto Fernández en los que el candidato del kirchnerismo calificó al jefe de Estado brasileño como “racista, misógino y violento”.

El candidato kirchnerista, súbitamente consagrado a los ojos del gobierno de Brasil como un inesperado favorito para ganar la presidencia argentina en octubre, dijo también en una entrevista que concedió a los periodistas María O’Donnell y Ernesto Tenembaum que “Bolsonaro es una coyuntura en la vida de Brasil como Macri es una coyuntura en la vida de Argentina”, que “no tiene problemas en tener problemas” con el mandatario brasileño y que “le pediría que deje libre” al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Pese a eso aseguró también que “con Brasil nos vamos a llevar espléndido. Brasil va a ser siempre nuestro principal socio”.

Además, Fernández fue crítico con el gobierno de Nicolás Maduro, resaltó su carácter autoritario y destacó el informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, la ex presidenta de Chile Michelle Bachelet, sobre las masivas torturas y ejecuciones extrajudiciales del régimen venezolano, al que repetidamente Bolsonaro ha asociado con la candidatura del ex jefe de Gabinete.

La situación de Argentina fue ampliamente debatida en una reunión del Consejo de Ministros de Brasil, el órgano que integran todos los miembros del gabinete de Bolsonaro. Allí, además del presidente brasileño, estuvieron el vicepresidente Hamilton Mourao y el ministro jefe del Gabinete de Seguridad Institucional, Augusto Heleno, dos generales favorables a una menor exposición en la campaña electoral argentina, a diferencia del explícito apoyo de Bolsonaro a la hoy considerada improbable reelección de Macri.

El respaldo de Bolsonaro al presidente argentino también tuvo un contrapunto de Rodrigo Maia, presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, quien criticó al jefe del Poder Ejecutivo por esa repetida interferencia.

“Deberíamos primero aguardar el resultado del proceso electoral para después tomar cualquier tipo de actitud. Eso es importante para que no parezca un intento de interferencia. No sé si ese intento es real o no. Pero si fuera, creo que tal vez le dé votos y hasta consolide votos para la fórmula de la ex presidente (Cristina) Kirchner. Creo que anadie le gusta ver interferencia de un país en otro”, dijo Maia.

“No es porque el presidente Macri puede no perder la elección que la importancia del Mercosur se va a terminar. El Mercosur es mayor que los gobiernos. Creo que tenemos que estar convencidos que el bloque es relevante para el desarrollo de la región”, agregó, en un mensaje que, según la lectura de analistas en la capital brasileña, influyó para que Bolsonaro eligiera no responder a Alberto Fernández, cuya holgada victoria en las PASO del domingo dejó a Brasilia en estado de shock.

El comercio entre Brasil y Argentina, que alcanzó cerca de 26.000 millones de dólares el año pasado, es estratégico para los dos países: por el lado argentino, se exporta al vecino más que a Estados Unidos y China juntos, y del lado brasileño, la pauta exportadora hacia el tercer mayor mercado para sus embarques está compuesta en un 40% por productos de alto valor agregado como autos, autopartes, camiones y otros bienes manufacturados.

Bolsonaro, en la última declaración que dio sobre el tema, en la noche del lunes y antes de ser informado de los comentarios de Alberto Fernández, advirtió que “hay que ver cómo queda la situación (entre Brasil y Argentina). Nadie quiere… yo (no quiero) romper unilateralmente (la relación), pero él mismo, el candidato (Alberto Fernández), cuyo partido ganó las previas, dijo que quiere rever el Mercosur. La primera señal es que va a ser una situación bastante conflictiva”.

El mes pasado, en una entrevista con Clarín, Bolsonaro también se refirió a posibles roces con Argentina en caso de una victoria electoral de Fernández. “Tengo la convicción de que, por las declaraciones del candidato de Cristina Kirchner, de revisar el acuerdo Mercosur-Unión Europea y visitar aquí en Brasil un presidiario condenado por la justicia en tres instancias (por el ex presidente Lula), es una señal que podemos tener un roce con Argentina que no queremos tener”.

Maduro reitera que Venezuela está preparada para hacer frente a sanciones de EEUU

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró que su país afrontará las sanciones económicas impuestas por EEUU a su nación.

«Ratificamos al mundo que Venezuela está preparada para resistir, avanzar y vencer el bloqueo criminal del Gobierno racista de Donald Trump, es una batalla por la Paz de la Patria y el futuro de nuestra irrenunciable independencia», escribió en Twitter el jefe de Estado.

El mandatario aseguró, a través de esta red social, que su país «está librando una batalla» para mantenerse como una nación independiente

En lo que va de 2019, la Casa Blanca ha arreciado las sanciones contra el Gobierno de Maduro, al que considera como ilegítimo.

Hace una semana Trump firmó una orden ejecutiva que bloquea los bienes de Venezuela en EEUU.

La medida también prohíbe a cualquier empresa estadounidense o extranjera usar su sistema financiero para hacer negocios que involucren a Venezuela.

Esa acción, según el Gobierno de Maduro, busca agudizar la escasez de alimentos y medicamentos en Venezuela.

¿Brasil se aleja del Mercosur? Bolsonaro revisa el futuro del bloque tras el triunfo kirchnerista.

El presidente analizará el tema en una reunión de gabiente en Brasilia, este martes.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, quien el lunes lamentó la victoria opositora en las elecciones primarias de Argentina, analizará con su gabinete este martes cual será su papel en el Mercosur ante la posible derrota de Mauricio Macri en los comicios presidenciales de octubre.

La fórmula de Alberto Fernández-Cristina Fernández derrotó por amplio margen a la encabezada por Macri en las primarias del pasado domingo, lo que instaló la posibilidad de que el kirchnerismo vuelva al poder en octubre.

Asesores de Bolsonaro dejaron trascender queBrasil puede «rever» su participación en el bloque sudamericano que a fines de mayo firmó un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea tras 20 años de negociaciones, escribió el portal del diario O Globo.

Otro grupo de consejeros de Bolsonaro con opiniones más «pragmáticas» plantean conveniente continuar en el grupo sudamericano formado por Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay.

El presidente declaró que Argentina corre el riesgo de volver a ser gobernado por la «izquierdacha» y que el estado de Rio Grande do Sul debe estar listo para recibir «hermanos» de aquel país que huirán de un eventual gobierno kirchnerista tal como ocurre en Venezuela.

Según el diario Folha de San Pablo algunos militares habrían sugerido a Bolsonaro que desista de formular declaraciones tan vehementes contra la oposición argentina, que es el principal socio comercial en América Latina y el tercero a nivel global detrás de China y Estados Unidos.

El amplio triunfo kirchnerista en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) hizo que la Bolsa de Valores de San Pablooperara todo el día en baja, llegó a caer más de 2 puntos, y el dólar superó los 4 reales, aunque cerró levemente por debajo de ese precio.

«En el mercado hay temor al retorno de lo que se denomina como izquierda populista e intervencionista», señaló Leopoldo Vieira, director ejecutivo de la consultora Ideal Politik.

Pero como «lo más probable es una derrota de Macri en octubre, el mercado debe comenzar a explorar con realismo temas económicos en los que se puedan encontrar acuerdos con los peronistas argentinos», agregó Vieira.

Macri tiene un último chance, pero se niega a aceptar la realidad

Si lo más importante es que no regrese el kirchnerismo, el presidente podría poner en marcha una jugada estratégica. Pero no muestra ningún interés en ir en esa dirección

En la presentación de anoche, luego de caer ante Alberto Fernández por 47,65 % contra 32,08 %, a Mauricio Macri se lo vio golpeado. Reconoció una pésima elección y, antes de que estuvieran los datos oficiales, habló de más de diez puntos de diferencia con el Frente de Todos. Sin embargo, se mantuvo con la idea de competir en octubre y buscar remontar la situación.

Los números muestran que eso no es muy posible: hubo un alto porcentual del padrón votando (75 %, por lo que no se podría esperar que hable un gran voto ausente) y los candidatos más afines a él que al kirchnerismo, todos juntos, suman un 13,03 %. En el caso de que la totalidad absoluta de esos votantes decidan apoyar al presidente en la próxima instancia, todavía le faltarían dos puntos. El Frente de Izquierda tiene 2,86 % pero ni el más optimista de los macristas podría esperar conseguir algún voto ahí. Eso en octubre se repite al mismo espacio y en situación de balotaje se divide seguramente entre blanco y kirchnerismo. Ni siquiera la dupla Scioli Zannini pudo conseguir en la segunda vuelta pasada la totalidad del caudal de la izquierda dura. El kirchnerismo incluso responsabilizó a los «trotskos» por el triunfo escueto de Macri hace cuatro años.

Aunque en la noche de ayer Macri no acusó recibo, muchos esperaban una palabra distinta en la tarde de hoy. El Poder Ejecutivo anunció conferencia de prensa para las 4 de la tarde y, una vez más, todos los ojos del país estuvieron encima de Macri, que salió acompañado por su candidato a vicepresidente, el peronista Miguel Ángel Pichetto.

Aunque suene difícil de comprender, el líder de Juntos por el Cambio se mantuvo en el mismo discurso: «no se eligieron candidatos», «esto fue una primaria», «vamos a hacer lo posible para revertir la situación» y «no está todo dicho». Eso sí, dijo «kirchnerismo», «kirchnerismo», «kirchnerismo», «kirchnerismo,» una y otra vez. Lejos de una autocrítica por el fallido plan económico «gradualista», el presidente argentino responsabilizó a la oposición, la que ahora denominó como «kirchnerismo».

A la hora de explicar la corrida cambiaria que hoy tuvo lugar en Argentina, Macri la asoció a la imagen de Kirchner en el mundo y al resultado de ayer. Resumiendo, nada era culpa de él. Todo era responsabilidad de Alberto, Cristina y sus votantes. «El cambio continúa, vamos a revertir la elección de ayer», señaló.

Claro que los periodistas preguntaron por la posibilidad de un «cogobierno», de un «gabinete de emergencia» o de un «plan de transición». Pero Macri descartó todas las posibilidades y aseguró que no debe preocuparse por otra cosa que no sea ganar en octubre.